martes, 14 de diciembre de 2010

Lanús se despidió del Apertura con una goleada en contra

River goleó a Lanús por 4 a 1 en Arias y Guidi en el cierre del Apertura. Lamela, Román, y Pavone- en dos ocasiones- hicieron los goles de la visita. Romero, de penal, había puesto el empate transitorio en el primer tiempo.

En un fútbol de pico y pala, detallista desde el mínimo error para sacar ventaja, Lanús le dio a River demasiadas oportunidades para llevarse un triunfo en el cierre del torneo. Acaso porque los de López se saben ahogados por los números del promedio o porque los de Schurrer no tenían mayores motivaciones- más que el de mantener el invicto del técnico-, el partido notó una disparidad en la actitud. No en el fútbol.

Con Lamela para toques distintivos que distan de hacerse cargo del equipo, a River le alcanzó para sacar una leve ventaja sobre un Lanús algo tímido, que sólo inquietó con lo que pudo hacer Silvio Romero en ataque. Y a ello, hay que sumarle los errores del local, que ya en el primer gol- dónde Lugo dejó tirar el centro a Pereyra y Arce miró la pelota en lugar del rival- dejó en evidencia que no tendría una buena tarde.

Lamela sólo tuvo que tocar de zuda al gol a pocos metros de Caranta para sacar una merecida ventaja en el marcador, luego de varias aproximaciones con remates de larga distancia. Lanús recogió el guante y fue por el empate. Blanco, más errático que de costumbre y Regueiro desaparecido por la izquierda, no aportaron mucho al ataque. Por eso la igualdad tuvo que llegar desde otro error. Una clara mano en el área visitante de Adalberto Román se transformó en penal y Silvio Romero se la picó a Carrizo en la definición.

En la segunda parte, desde la pelota parada, los de J. J. López rompieron el partido. en poco tiempo. Primero, con un gran centro de Lamela desde el córner y un mejor cabezazo de Román pusieron el 2 a 1 para la visita. Y para matar cualquier posibilidad de reacción, Hoyos hizo lo imposible para que se viera desde cualquier ángulo del estadio que quiso hacerle penal a Pavone, después que el delantero ganara la posición tras un saque de arco de Carrizo que Goltz no supo despejar. El ex Estudiantes no falló y el 3 a 1 en ocho minutos del complemento fue demasiado para Lanús.

Ahi River ganó en tranquilidad. Cerró las líneas desde el eje de Almeyda y Lamela se encargó de ponerle fútbol al equipo. Lanús siguió en la misma sintonía y tampoco pudo aprovechar las pocas grietas que se armaban en el fondo del Millonario. Y en media hora del segundo tiempo, ese desconcierto de Lanús y la ambición de River quedaron en evidencia con el blooper de Caranta, que se demoró en rechazar desde el arco, Pavone lo atoró y el rebore benefició al delantero, que puso un 4 a 1 excesivo.

Lanús cerró el torneo como lo jugó. Ante rivales que le exigieron mayor concentración, sólo resistió un tiempo. Luego, ante la desesperación- y la irresponsabilidad de Santiago Hoyos para hacerse expulsar, otra vez- Lanús cae en un pozo del cual no se puede levantar. Al cabo, esa primavera que vivió desde la llegada de Schurrer encontró su final cuando el Apertura se esfumó. Sirve, para planificar el 2011, con muchos nombres que ya no deberían estar.

No hay comentarios: