viernes, 7 de enero de 2011

Lanús logró su objetivo y Blanco parte al fútbol de Ucrania

En el juego de intereses en el fútbol, aquel que juega con la pelotita suele ser el principal actor. Y Sebastián Blanco, uno de los que juega realmente bien con ella, esta vez queda con una sensación contrariada en su salida de Lanús. Es que la última joya Granate finalmente se vio cercado para aceptar la oferta del Metallist de Ucrania y así, dejará el club luego de cuatro años jugando en la Primera División y toda una vida en Arias y Guidi.

El juvenil viajará hoy mismo para el país europeo a firmar los papeles y hacerse la revisión médica. De esta manera, Lanús recibirá 6 millones de euros limpios para el club, en tanto que Blanco cobrará algo más de 1 millón de Euros desde la transferencia. Y es en los fríos números en dónde hay que buscar la explicación a esta golpe de timón en la decisión, puesto que fue la Comisión Directiva de Lanús, con Nicolás Russo y Norberto Solito a la cabeza los encargados de convencer al jugador, que hasta último momento se negaba a renunciar a su interés deportivo.

Con 114 partidos disputados y 17 goles con la camiseta Granate, Blanco parte al fútbol europeo con la incertidumbre de lo que será su futuro como futbolista y con dudas respecto de cuantas chances tendrá de formar parte de la Selección Argentina. Él se quiso quedar. Lanús hizo que se fuera.

1 comentario:

Miguel dijo...

El amor por la camiseta y el club no tiene valor. Blanco se quiso quedar por sus afectos y los dirigentes lo forzaron a irse. Hace poco Salvio hizo lo contrario, presionó para ser transferido y fue muy criticado, pero
Seba no quería dejar la institución pese a la diferencia económica. Si es verdad lo del superávit anunciado el mes pasado, no había apuros para
transferirlo. Se han traicionado los
sentimientos del jugador.